Saltar al contenido
Minimalistame

Minimalismo y Navidad

Llega la navidad y nos preguntamos… ¿Qué hacemos con los regalos navideños?.

No es sólo Papá Noel, son también los Reyes Magos, familiares haciéndose regalos mutuamente y un sin parar de trastos que almacenar… pues bien, voy a daros una idea, es lo que hacemos nosotros para economizar al máximo espacio, necesidad y tiempo en las navidades.

Para empezar, tengo que decir que soy mamá de dos maravillosos niños con 4 y 8 años de edad, por lo tanto, éstas fechas son muy especiales para ellos, y los regalos no lo van a ser menos…

Aquí entra a jugar nuestra capacidad de hacer ver a los niños que lo material no es lo más importante en la navidad, es un trabajo duro y continuo y tiene que fraguarse durante todo el año. Lo más eficaz es predicar con el ejemplo, demostrar a los niños que tú pides lo que necesitas, no cosas materiales innecesarias.

Los resultados son impresionantes, mis hijos, más allá de pedir consolas, tablets o cosas por el estilo… éste año le han pedido a Papa Noel y los Reyes Magos colores para dibujar y para el cole, ceras, bolígrafos…

En cuanto a la familia, hemos hecho algo que a la gente le molesta a veces pero es lo más práctico del mundo… decirles qué queremos, tanto para nosotros como para nuestros hijos. Y no… no hemos pedido cosas caras, sólo cosas que necesitabamos. Por ejemplo, teníamos una sartén que ya no podíamos darle más uso…

Como consecuencia de ésto, cuando terminen las navidades no habremos llenado de trastos inútiles toda la casa, sino que se quedarán cubiertos todas las necesidades que teníamos, ahorrando dinero y calentamientos de cabeza sobre el qué hacer con las cosas que nos regalan y no queríamos o no necesitabamos.

Otra opción que he comprobado que hacen muchas familias minimalistas, que les da verguenza decir a su familia qué cosas quieren para éstas fechas… es hacer un inventario al final de Navidad con los regalos que no necesitan y ponerlos a la venta, darlo a algún amigo o familiar que lo necesite o simplemente, donarlo.

El consumismo material en éstas fechas no vamos a poder evitarlo jamás, pero si podemos adaptarnos a él e intentar hacer lo menos lesivo posible sus efectos.

Si te ha gustado el artículo no dudes en comentarlo y compartirlo, y ya sabes… ¡Nos vemos en el siguiente!.

Pincha en la foto para seguirme en Facebook